domingo, 8 de diciembre de 2019

tratamientos naturales y efectivos

Quedarnos con la cara roja en situaciones de timidez, luego de una actividad física intensa o al ingerir algún alimento, puede ser algo normal, siempre que suceda sólo por un periodo breve de tiempo y luego todo vuelva a la normalidad.
Cuando el enrojecimiento se transforma en algo constante y viene acompañado por inflamaciones parecidas a las espinillas o acné, se trata de una enfermedad crónica llamada rosácea, y que necesita ser tratada.

Qué es la rosácea?

La Rosácea es una enfermedad dermatológica caracterizada por un enrojecimiento en la región central de la piel del rostro, lo más común es que las mejillas, nariz, frente y la barbilla sean las zonas mas visiblemente afectadas, y en ocasión también en los ojos.
Esta es una enfermedad crónica que se manifiesta buena parte en personas que tienen la piel clara, sensible y grasa, siendo más común su aparición en mujeres a partir de los 25 años de edad.
Según los dermatólogos, la rosácea se divide en cinco tipos:
  • Eritemato telangectasia — causa enrojecimiento y vasos aparentes.
  • Pápula pustulosa — con enrojecimiento y lesiones que parecen espinas.
  • Fimatosa — además del enrojecimiento, produce la inflamación de la piel haciéndola más gruesa.
  • Ocular — ocurre en la región de los ojos.
  • Granulosa — desarrolla nódulos marrones en la cara.

Síntomas de la rosácea

Según algunos expertos, los síntomas de la rosácea varían desde una leve ruborización del rostro a la aparición de nódulos inflamatorios también conocidos como rinofima. En los casos de mayor riesgo, la rosácea también puede alcanzar la región de los ojos, desarrollando la llamada rosácea ocular.
Las causas más comunes para la aparición de la rosácea son:
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Exposición al sol.
  • Cambios emocionales.
  • Remedios vasodilatadores.
  • Hormonas.
  • Consumo de alcohol.
  • Consumo de alimentos picantes.

Rosácea: tratamientos naturales para mantenerla a raya

La Rosácea no tiene cura pero sus síntomas pueden ser mas llevaderos con algunos trucos y tratamientos naturales, para esto les traigo los 10 más usados y efectivos para tratar las molestias ocasionadas por esta enfermedad.
Aceite de coco. Gracias a su potente acción antibacteriana y antiinflamatoria, reduce inflamaciones en el intestino, haciendo que ocurra una menor absorción de los alimentos procesados ​​que pueden causar rosácea. Puede ser ingerido tanto puro como en la preparación de platos, comidas y también puede ser aplicado en la piel para hidratación y alivio del enrojecimiento.
Aloe Vera. El gel de esta planta, tiene acción regeneradora, cicatrizante e hidratante. Se debe retirar la hoja, dejar escurrir la resina, retirar la parte verde y almacenar el gel de la planta en un recipiente para aplicar en las áreas afectadas. Mira la información sobre cómo hacer gel de aloe vera en nuestro artículo dedicado a ello.
Agua de rosas. El agua de rosas posee propiedades antisépticas. Para utilizarla sólo basta con hervir los pétalos de 1 rosa en 1 litro de agua, dejar enfriar y almacenar en la nevera para lavar la cara siempre que el problema surja o todos los días por la mañana. Este agua también se puede encontrar ya envasada.
Miel. Tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias que ayudan a reducir el enrojecimiento además de hidratar la piel.
Salmón. Debido al alto contenido de ácidos grasos saludables Omega 3, tiene una acción similar al aceite de coco, ayudando en la reducción de inflamaciones y siendo mejor absorbido por el organismo. Puede ser una gran fuente de proteína en sustitución de otras más grasas que empeoran los casos de rosácea.
Pepino. Esta hortaliza es bastante utilizada para distintos tratamientos del cutis debido a su capacidad de hidratación, ya que contribuye a abrir los poros y disminuir el tamaño de los vasos sanguíneos, eliminando el enrojecimiento.
Té verde. Contiene extractos antiinflamatorios, fitoprotetores y capacidades antioxidantes, además de catequinas y compuestos orgánicos volátiles que cuando se mezclan, se convierten en un excelente aliado para el tratamiento de la piel.
Cúrcuma. Posee propiedades anti-inflamatorias, por lo que debe ser incorporada a la dieta como un todo, desde la preparación de las comidas hasta jugos y ensaladas. Pero no es indicado aplicarla directamente en la piel, ya que puede empeorar el irritamiento. Más información sobre la cúrcuma en un post de Ecocosas dedicado a este condimento y planta.
Avena. Además de ayudar a hidratar la piel, elimina el enrojecimiento. Para ello basta con hacer una pasta con harina de avena y agua. Aplicar en la cara durante entre 20 y 30 minutos, y luego quitar y aclarar con agua.

Prevención de la rosácea

De acuerdo con los dermatólogos, aunque la rosácea sea considera una enfermedad crónica, es posible prevenir su peor etapa. Para ello, es necesario moderar la alimentación evitando alimentos grasos, picantes o muy calientes.
También se recomienda evitar el exceso de alcohol, altas temperaturas, exposición al sol, estrés y ejercicios intensos. También el exceso de chocolate puede empeorar el caso, debido al hecho de ser un alimento graso. Por eso es mejor evitar el consumo o hacerlo de forma moderada.
Sin embargo, lo mejor es hacer un seguimiento constante con el dermatólogo que va a analizar mejor el caso y aconsejarnos lo que debe ser evitado, así como prescribir el tratamiento más indicado para el caso.
IMPORTANTE: Esta información tiene por objeto complementar, no reemplazar el consejo de su médico o profesional de la salud y no pretende cubrir todos los posibles usos, precauciones, interacciones o efectos adversos. Es posible que esta información no se ajuste a sus circunstancias específicas de salud. Nunca demore o haga caso omiso de la búsqueda de consejo médico profesional de su médico u otro proveedor de atención médica calificado debido a algo que haya leído en Ecocosas. Siempre debe hablar con un profesional de la salud antes de comenzar, suspender o cambiar cualquier tipo de tratamiento.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Si eres de estas Personas no deberías comer jengibre

Las personas que no deben comer jengibre tienen que tomar en cuenta si están presentando alguna condición médica o tomando algún medicamento que puede ser contraproducente al combinarse con esta raíz.



Un estudio de la Universidad de Maryland revela para quienes está contraindicado el jengibre. Si a ti te encanta consumirlo pero caes en este grupo de personas, evítalo. ¡Toma nota!
Personas con bajo peso
El jengibre ha demostrado ser un supresor del apetito, estimula el metabolismo y quema grasa. Así que si tu objetivo es aumentar masa muscular y peso, olvídalo.

Si te vino la menstruación

nunca consumas jengibre Algunas mujeres experimentan un sangrado menstrual extra al tomar el jengibre de una forma intensiva. El jengibre es un vasodilatador, así que cuando se toman en cantidades elevadas puede aumentar el sangrado durante la menstruación.

Personas con enfermedades cardiacas

Consumir con frecuencia jengibre puede generar problemas cardiacos como arritmias cardiacas o en casos extremos, infarto.

 

Mujeres embarazadas

El jengibre contiene estimulantes que pueden ocasionar contracciones prematuras y provocar un parto prematuro.


​Personas con trastornos en la sangre

Aunque el jengibre mejora significativamente la circulación, en pacientes con hemofilia puede tener efectos secundarios.

Quienes tomen ciertos medicamentos

Las personas que no deben comer jengibre son aquellas que estén bajo tratamiento de anticoagulantes y betabloqueantes.

Pacientes con diabetes

Esta raíz reduce el azúcar en la sangre y, como tal, es excelente para la diabetes tipo 2. Sin embargo, las personas que toman medicamentos (como la metformina e inyecciones de insulina) puede ser contraproducente.

El jengibre es un alimento seguro cuando se consume con moderación. Aquellas personas que no deben comer jengibre solo es cuestión de decirle a un especialista para valorar su condición médica en caso de consumirlo en algún momento.

sábado, 30 de noviembre de 2019

Pechugas de pollo al ajillo con salsa blanca




Los platos preparados con pollo siempre resultan acertados, pues llega a gustarle a grandes y a chicos por su sencillez y rapidez en la preparación.
El pollo al ajillo, es un plato característico de la cocina española. Se suele encontrar frecuentemente en los menús de muchos restaurantes españoles, ya que, es un plato bastante rico y económico.
Ingredientes para las pechugas de pollo al ajillo con salsa blanca
Para las pechugas:
6 pechugas de pollo.
8 dientes de ajo medianos.
Aceite cantidad necesaria.
100 ml de vino blanco.
30 grs. Perejil picado.
30 grs. Cibulette picado.
Romero al gusto.
Tomillo al gusto.
Sal y pimienta al gusto.
Para la salsa blanca:
2 cucharadas de mantequilla.
1 cucharada de harina de trigo.
200 ml de crema de leche.
100 ml de leche.
2 dientes de ajo pequeños.
Nuez moscada al gusto.
Sal y pimienta al gusto.
Preparación de las pechugas de pollo al ajillo con salsa blanca
Para la salsa blanca:
En una sartén colocamos la mantequilla con los dientes de ajo previamente picados y sofreímos por unos 2 minutos.
Luego agregamos harina a la mezcla anterior y unimos muy bien para que no se haga ningún grumo.
Agregamos la leche y mezclamos rápidamente para que no se hagan grumos.
Añadimos sal, pimienta al gusto y un toque de nuez moscada.
Antes de romper el hervor agregamos la crema y dejamos que se caliente hasta que rompa el hervor nuevamente, apagamos el fuego y reservamos.
Para las pechugas:
Cortamos la pechuga deshuesada en trozos medianos y las condimentamos con sal, pimienta, romero, tomillo y los dientes de ajo previamente picados. Reservamos y dejamos reposar por unos minutos.
En una sartén, colocamos un poco de aceite y sofreímos los ajos hasta que doren un poco.
Agregamos las pechugas de pollo al sartén y sofreímos por unos minutos hasta dorar por todos lados los trozos de pechuga.
Luego de esto, incorporamos un poco de vino blanco y dejamos por unos minutos hasta que se mezclen los sabores y se evapore un poco el alcohol.
Pasado el tiempo, agregamos la salsa blanca y dejamos que se cocine por espacio de 2 minutos a fuego medio bajo. Luego retiramos del fuego y servimos.
Tips adicionales:
Podemos dorar las pechugas de pollo llevándolas a un horno a 180º por 40 minutos, procurando darle vuelta a los 20 minutos para que se doren por ambos lados.
Un buen acompañamiento de este platillo seria un arroz primavera, una rica ensalada cesar o simplemente algunas verduras.
Información nutricional de las pechugas de pollo al ajillo con salsa blanca
Una porción de 100 grs. contiene:
Calorías: 195 kcal
Carbohidratos: 3,62 g
Grasa: 12,47 g
Proteínas: 15,88 g
Azúcar: 1,99 g

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Todo lo que debes saber sobre el Aguacate

El aguacate o palta es uno de esos alimentos fascinantes, presentes actualmente en muchas dietas y regiones, que una vez entra en tu cocina ya no sale. Pero, ¿es una fruta o una verdura? Lo cierto es que es, o puede ser, ambas cosas al mismo tiempo. Lo que sí se puede asegurar es que posee un delicioso y sutil sabor, además de una consistencia suave y cremosa, la cual da la oportunidad de combinarlo con todo tipo de alimentos.

El aguacate o palta es el fruto de la Persea americana, árbol conocido como aguacatero o palto. El mismo es de hoja perenne y originalmente proviene tanto de las áreas tropicales, como de las subtropicales de Centroamérica. Es posible que estos árboles alcancen una altura de hasta 20m y suelen dar la frutos recién a los 4 años de vida, o incluso hasta 7 años más tarde de haber germinado.
Esta baya o fruto de este árbol, el aguacate, normalmente posee forma de pera, también en ocasiones es posible encontrarla con forma de manzana o pepino. Su piel es de color verde, aunque su tono y textura varía dependiendo de la variedad de aguacate y posee una pulpa cremosa y verde que se encuentra cubriendo la semilla de color marrón de gran tamaño, la cual no es comestible.
El aguacate o palta se trata de una fruta y una verdura al mismo tiempo, posee un delicioso y sutil sabor a avellana, además de tener una consistencia suave y cremosa, la cual da la oportunidad de combinarlo con todo tipo de alimentos.
Todo lo que debes saber sobre el Aguacate 1
El aguacate consiste en una fruta que normalmente posee forma de pera, sin embargo, también es posible encontrarlo con forma de manzana o pepino. Su piel es de color verde, aunque su tono y textura varía dependiendo de la variedad de aguacate y posee una pulpa cremosa y verde que se encuentra cubriendo la semilla de color marrón de gran tamaño que no es comestible.
Propiedades y beneficios del aguacate
Los beneficios y las propiedades del aguacate son muchas, lo cual hacen que este alimento además de ser muy recomendable para la cocina, lo es también para la salud.
Por lo general, debido a los el aguacate ayuda a mantener saludable al corazón, disminuir el nivel de colesterol malo, controlar el nivel de azúcar en la sangre, mantener la presión arterial bajo control, esto se debe a que entre las propiedades del aguacate se encuentran los ácidos grasos monoinsaturados (como el omega 9), de los cuales contiene entre un 14-15. Estos ácidos grasos son beneficiosos para la salud y principalmente el sistema cardiovascular, ya que aumentan el colesterol bueno y reducen el malo.
También te puede interesar.. Como Germinar Un Hueso De Aguacate
Además contiene ácidos grasos omega 3 y 6, muy beneficiosos para la salud
Ayuda al buen funcionamiento del intestino, al mismo tiempo que contribuye a su limpieza. Aportan fibra soluble al organismo, así como minerales y vitaminas que también benefician al aparato excretor. Entre los minerales se encuentran el potasio, el magnesio y el calcio, y entre las vitaminas, destaca la vitamina B6. Son nutrientes que protegen la flora intestinal y ayudan a regularla. Muy recomendado para personas con problemas de irritabilidad intestinal.
Además entre los beneficios del aguacate, como decíamos posee un alto contenido de potasio y magnesio. Ambos minerales esenciales para mantener un buen funcionamiento del sistema nervioso. Estos nutrientes también benefician todo el sistema muscular además, y son una buena base para disfrutar de un sistema inmunológico sano.
Cuenta con numerosas vitaminas pertenecientes a los grupos A, B, C, D y K, lo cual hace que funcione como un excelente antioxidante debido a su alto contenido de vitaminas C y E. Estas vitaminas, al mismo tiempo son esenciales para controlar los niveles neurológicos del organismo y mantener una buena salud cardiovascular.
Debido a su contenido de vitamina D, resulta ser muy provechoso para mantener unos huesos sanos.

Brócoli: propiedades, beneficios y cómo cocinar este excelente alimento

El brócoli, también llamado brécol y cuyo nombre científico es Brassica oleracea var. italica, es una planta comestible de la familia de las brasicáceas, al igual que otras pertenecientes al grupo de las coles o repollos como la propia col, las coles de Bruselas, el col kale o la coliflor.

Es un excelente alimento que puede acompañar los platos más diversos, y como los llamados vegetales de hoja verde contiene una inmensa cantidad de nutrientes, por lo cual el brócoli aporta propiedades y beneficios grandiosos a nivel nutritivo.
Además, su sabor es muy agradable, quizás uno de los más neutrales de la familia de las coles y repollos, por lo tanto el abanico culinario de este ingrediente es la mar de amplio.
Propiedades del brócoli
Entre las propiedades del brócoli podemos destacar los nutrientes, tanto minerales como vitaminas del alimento, así como fibra, ácidos grasos y proteínas.
Entre las vitaminas del brócoli se encuentran la vitamina A. La misma es muy buena para la salud ocular y el mantenimiento de las condiciones de vista.
brocoli propiedades
También contiene ácido fólico, un nutriente muy importante en el caso de las mujeres embarazadas, ya que contribuye a la formación del bebé. Una ración de brócoli contiene en sus propiedades nutricionales un tercio de la cantidad de ácido fólico que una mujer embarazada necesita al día.
Otro de los nutrientes que encontramos en este alimento es la niacina o vitamina B3. esta vitamina esencial participa en diversos procesos vitales, destacando el metabolismo de las proteínas, así como la absorción y transformación de hidratos de carbono y grasas en energía.
También te puede interesar.. Como quitar cera y pesticidas de una manzana
Contiene cantidades importantes de vitamina C y Vitamina K. De hecho, de ambos nutrientes contiene más de la cantidad diaria recomendada por cada 100 gramos de alimento. Algo para nada desdeñable en un alimento.
En cuanto a los minerales que se encuentran presentes entre las propiedades del brócoli y sus nutrientes podemos enumerar los siguientes, que se encuentran en mayores y menores cantidades:
Fósforo
Potasio
Fibra
Magnesio
Hierro
Zinc
Cromo
Cabe destacar que al ser uno de esos alimentos que contienen vitamina C y hierro al mismo tiempo, es de los más completos a nivel vegetal para contrarrestar la anemia. Ya que el hierro, para ser absorbido por el organismo necesita de vitamina C.
como se cocina el brocoli
Beneficios del brócoli para la salud
El brócoli aporta cuantiosos beneficios a la salud. Entre ellos podemos destacar:
Anemia
Es un buen alimento para aumentar el hierro en el organismo, ya que al contener vitamina C ayuda a su absorción.
Salud del corazón y huesos
La vitamina K presente en el brócoli aporta numerosos beneficios, ya que ayuda a prevenir enfermedades del corazón y a fortalecer los huesos fuertes. Además, los niveles decentes de potasio y cromo que contiene el brócoli, ayudan al corazón, y el magnesio, el fósforo y el zinc a la formación, mantenimiento y salud de los huesos.
Piel sana
La vitamina C ayuda a la creación del colágeno, muy importante para la elasticidad y regeneración de la piel.
Alimento perfecto para las embarazadas
Las vitaminas como la B9 o ácido fólico, la vitamina C y el hierro, así como el fósforo y los antioxidantes son muy bueno para las embarazadas.
Ya comentamos que los niveles del ácido fólico del brócoli aporta beneficios para este proceso vital que es el embarazo.
beneficios del brocoli
Cómo se cocina el brócoli: preparar recetas sencillas
El brócoli se puede cocinar de diferentes maneras y se pueden preparar recetas muy sencillas y resultonas con este ingrediente.
Los italianos suelen hacer pasta con brócoli. En la cocina macrobiótica se come mucho al vapor. Y hasta se puede añadir a las pizzas, a los estofados, a los guisos.
Las maneras más comunes de cocinar o preparar el brócoli son:
Hervido. Esta es la más clásica, pero también la más sosa, y además mucho del sabor del alimento se pierde en el agua. Para mantener el sabor y las propiedades lo mejor es hervirlo poco, lo suficiente para que podamos comerlo.
El brócoli no es un alimento excesivamente duro o que necesite mucho tiempo de cocción. En unos 8 minutos ya estará más que listo para comerlo.
Al vapor. Es una variante más sana que las otras, ya que conserva todos los nutrientes y además es muy rápida. Si tienes un colador o vaporera de bambú, una olla vaporera o una flor de vapor de acero inoxidable verás que la cocción es muy sencilla y rápida. Otra opción, si no tienes ninguno de estos utensilios y herramientas es con una olla con poca agua, bien tapada.
Salteado. Una manera muy buena, rápida y sabrosa de cocinar el brócoli es salteado. Para ello añadimos un poco de aceite en una sartén, lo justo para que no se pegue, y lo colocamos a fuego medio, revolviendo de vez en cuando para que no se adhiera al fondo de la sartén y se queme. Si vemos que el aceite es cada vez menor, podemos añadir un poco de agua, y de esta manera será un salteado sano.

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Personas que por nada del mundo deberían comer jengibre



Las personas que no deben comer jengibre tienen que tomar en cuenta si están presentando alguna condición médica o tomando algún medicamento que puede ser contraproducente al combinarse con esta raíz.
Un estudio de la Universidad de Maryland revela para quienes está contraindicado el jengibre. Si a ti te encanta consumirlo pero caes en este grupo de personas, evítalo. ¡Toma nota!

Personas con bajo peso
El jengibre ha demostrado ser un supresor del apetito, estimula el metabolismo y quema grasa. Así que si tu objetivo es aumentar masa muscular y peso, olvídalo.

Si te vino la menstruación

nunca consumas jengibre Algunas mujeres experimentan un sangrado menstrual extra al tomar el jengibre de una forma intensiva. El jengibre es un vasodilatador, así que cuando se toman en cantidades elevadas puede aumentar el sangrado durante la menstruación.

Personas con enfermedades cardiacas

Consumir con frecuencia jengibre puede generar problemas cardiacos como arritmias cardiacas o en casos extremos, infarto.

 

Mujeres embarazadas

El jengibre contiene estimulantes que pueden ocasionar contracciones prematuras y provocar un parto prematuro.

​Personas con trastornos en la sangre

Aunque el jengibre mejora significativamente la circulación, en pacientes con hemofilia puede tener efectos secundarios.

Quienes tomen ciertos medicamentos

Las personas que no deben comer jengibre son aquellas que estén bajo tratamiento de anticoagulantes y betabloqueantes.

Pacientes con diabetes

Esta raíz reduce el azúcar en la sangre y, como tal, es excelente para la diabetes tipo 2. Sin embargo, las personas que toman medicamentos (como la metformina e inyecciones de insulina) puede ser contraproducente.

El jengibre es un alimento seguro cuando se consume con moderación. Aquellas personas que no deben comer jengibre solo es cuestión de decirle a un especialista para valorar su condición médica en caso de consumirlo en algún momento.

Estos son los síntomas de que tienes problemas de tiroides

Los problemas de tiroides son entre 8 y 10 veces más frecuentes en las mujeres y aumentan a partir de los 40 años. Pero ¿qué es la tiroides? La función de la glándula tiroidea es la de producir hormonas y liberarlas al torrente sanguíneo para regular el metabolismo. Si los niveles de esta hormona son demasiado bajos o demasiado altos pueden afectar a casi cualquier órgano del cuerpo.
Esto sucede cuando hay un exceso en la producción de hormonas por la glándula tiroidea y se produce una aceleración del metabolismo que tiene graves consecuencias.
Estos son los síntomas de que tienes problemas de tiroides
Algunos de los síntomas del hipertiroidismo son la pérdida del cabello, insomnio, irritabilidad, nerviosismo, taquicardias, sudor excesivo, pérdida de peso, músculos débiles, cambios en los ojos (los llamados ojos saltones), evacuaciones intestinales frecuentes o menor flujo en la menstruación y más espaciada.
El hipotiroidismo es más frecuente que el hipertiroidismo y se da cuando la tiroides produce menos hormonas de las necesarias, ralentizando el metabolismo.
Los síntomas, en este caso, son aumento de peso, intolerancia al frío, tendencia a los resfriados, cansancio, voz grave, piel seca y pálida, pérdida del cabello, uñas débiles, fallos de memoria, dificultad para concentrarse, depresión, estreñimiento, calambres, disminución del deseo sexual, infertilidad y abortos espontáneos. Es suficiente con que tengas algunos de ellos para que acudas a tu médico.
Los desequilibrios de la tiroides repercuten en la función de los ovarios y, por tanto, en la reproductiva. En el caso del hipotiroidismo se altera la ovulación y hay menos probabilidad de quedar embarazada. El hipertiroidismo no afecta a la fertilidad, pero sí al embarazo.
Es necesario seguir un tratamiento desde antes de la gestación para que no sufran daños ni el bebé, ni la madre. En ambos casos existe riesgo de aborto y requieren de un seguimiento endocrinológico.
Además de los síntomas de un problema de tiroides  nombrados, que son los más frecuentes, existen otros provocados por el mal funcionamiento de la glándula tiroidea como el bocio, que es un aumento desproporcionado de tamaño de la glándula, nódulos en la garganta o, según la American Cancer Society, cáncer de tiroides. Con un diagnóstico temprano evitarás muchos problemas de salud y controlarás los niveles de producción de la tiroides.
Si eres mujer, debes hacerte revisiones cada cinco años a partir de los 50. Pero si tienes antecedentes familiares, debes hacerlas antes y con más frecuencia. Si crees que estás en riesgo de tener problemas con la tiroides y piensas embarazarte, acude a tu médico para que te diagnostique y te ponga en tratamiento si es necesario. Las pruebas diagnósticas son sencillas: palpación de la tiroides, análisis de sangre y ecografía.